De regreso

Ya de vuelta en Buenos Aires, hoy Cortina ciega se podrá escuchar por AM 1280 y por internet desde las 17. En esta ocasión, dedicaremos un espacio a las notas de la cobertura especial de la Liga Sudamericana y a la invitada del día: Nadia Flores, jugadora de la Selección argentina. Para escuchar: click aquí.

DIARIO DE VIAJE

PA180011

Por Juan Abraham

Muchas cosas han pasado desde la última vez que conté mis aventuras por la ciudad de Paraná. Sin lugar a dudas, la más destacada es el agónico triunfo de Sionista ante Universo y la clasificación al cuadrangular final. Pero para informarse de eso ya tienen el blog de Sionista, en el que ya escribí la nota del partido.

Creo que lo más interesante, fuera del resultado final, fue la charla que finalmente entablé con el amigo brasileño que les conté en el anterior texto (si no lo leyeron está más abajo). Yo no venía con mi mejor humor. Sobre todo porque el centro de Paraná estaba repleto por las compras del día de la madre y las multitudes de ese tipo me alteran bastante. Pero bueno, otra no quedaba. Debía pasar por allí porque el club está ubicado a unas pocas cuadras de la peatonal.

En fin, la cuestión es que al ratito de llegar al estadio y ubicarme en mi asiento, apareció de nuevo al lado mío el brasileño filmando con su camarita. Me dio un poco de cosa porque nuevamente estaba solo y parecía muy aburrido. Entonces, no sé si más por eso que curiosidad, lo saludé y comenzamos a hablar. Me dijo que le gustaba mucho cómo jugaba Ramiro Iglesias y que Daniel Hure le parecía un “gran jugador”. Además, me mató a preguntas sobre el equipo. Que qué tal eran los extranjeros. Que si Hure era nuevo. Que si Maurice Spillers no jugaba más en Sionista. Y demás cosas de ese estilo. Yo le respondí. Es que, claro… ¿Qué problema podrían traer los datos que yo le pudiese brindar? Ninguno. Tampoco es que soy entrenador y la tengo clarísima con el desarrollo del juego.

Al rato, mientras miraba cómo filmaba cada una de las jugadas, me di cuenta de que decía “Yugada uno” cada vez que el base en cancha marcaba esa jugada y “Yugada puño” cada vez que el base en cancha marcaba esa otra. Ahí fue cuando caí y lo descubrí. ¡El brasileño era una especie de espía! En realidad no sé si sabría mucho de espionaje, pero al menos eso intentaba hacer. Y aunque en ese momento pensé que lo que hacía podía llegar a cambiar de alguna forma el resultado del día siguiente (domingo), veinticuatro horas después, cuando Sionista derrotó a Universo, me di cuenta de que nada sirvió. Primero porque los de Paraná terminaron ganando. Y segundo porque lo vi oficiando de preparador físico en el parqué. Entonces ahí entendí todo. El brasileño como espía… Era un buen preparador físico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: